Esperanza relativa

Estaban los dos sentados uno frente al otro y en el centro, una pequeña fogata, encendida la noche anterior, alumbraba sus rostros reflejando un gélido frío matinal. Uno, tenía en su mano derecha un recipiente con restos de café, el otro tenía el ceño fruncido, mientras meditaba como había llegado a una situación tan penosa, extrema y en cierto modo irreversible. Años atrás tenía una familia, un hogar y muchas amistades, pero ahora se encontraba solo, en la calle, sin techo, sin dinero, sin familia, sin nada. En sus negros ojos brillantes, se le saltaban unas pocas lágrimas que recorrían su rostro demacrado por el largo tiempo pasado a la intemperie, mientras los transeúntes pasaban por su lado con indiferencia. Raramente le miraban, solían girar la cabeza, agachar la vista o incluso acelerar el paso pasando de largo, pues eso no iba con ellos. A menudo los dos hombres estaban enfrascados discutiendo sobre la dureza de no tener un techo donde cobijarse, de que eran personas nones gratas para el conjunto de la sociedad… El jaleo de su tertulia, hacía que la gente, se alejara aún más de ellos, temiendo lo peor… temiendo lo desconocido.

Rafa Joplin

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s